916 712 917 y 689 744 490 pedidos@colchonescoslada.es

El peso como factor a la hora de elegir un colchón

El peso puede que parezca que no es muy importante pero juega un papel crucial a la hora de elegir colchón. El apoyo, la temperatura y sensación de cada colchón se ven afectados por tu peso y tipo de cuerpo. Dependiendo de tu peso y tipo de cuerpo es posible que necesites un tipo específico de colchón o firmeza para crear la sensación y apoyo ideales que tu cuerpo necesita. No hay fórmula perfecta o el “mejor” colchón para todos. He creado unas sencillas instrucciones que pueden ayudarte a conectar tu peso y preferencias con tu colchón ideal:

  • Eres un peso ligero (menos de 70 kg.) y quieres una firmeza media (5-7) – las personas en este rango de peso no se hunden tanto en el colchón, esto puede hacer que los colchones con capas superiores más densas no sean tan cómodos. Normalmente recomiendo a estas personas un colchón que sea 0,5-1 punto de firmeza inferior al que creen que necesiten. La razón es porque la mayoría de niveles de firmeza de establecen en el individuo medio (80 kg.).
  • Tienes un peso medio (70-90 kg.) y quieres un colchón de firmeza media (5-7) – tienes la mayor oferta disponible. La mayoría de colchones están diseñados para la persona media. Todos los colchones catalogados como confort universal, firmeza media, o categorizados con 5-7 en una escala de 10 seguramente van a ser una buena elección.
  • Eres un peso pesado (más de 90 kg.) y quieres una firmeza media (5-7) – las personas con más peso ponen más presión en el colchón, así que debemos ajustar este asunto. Busca colchones que tengan una capa de confort cómo mínimo de 10 cm. De este modo aseguramos un apoyo y confort consistente para tu tamaño. Si necesitas mucha ventilación y/o necesitas un colchón con un borde muy duro, sería buena idea que consideraras colchones de muelles ensacados de calidad media alta. Si estas cosas no son imprescindibles, puedes considerar alguna opción de espuma donde encuentres un apoyo y confort a tu gusto.
  • Eres un peso ligero (menos de 70 kg.) y quieres un colchón blando (3-4) – como peso ligero tienes la ventaja de no hundirte en los colchones de espuma. Esto hace que puedas disfrutar del confort tipo nube que estás buscando, pero sin quedarte atrapado dentro o reteniendo demasiado calor. Los colchones denominados blandos, soft, plush soft, o en 3-4 de una escala de 10 son buenas opciones.
  • Tienes un peso medio (70-90 kg.) y quieres un colchón blando (3-4) – tus necesidades son similares a las de los pesos ligeros en esta área. Si estás cerca de los 70 kg. puedes seguir las mismas reglas que ellos. Si estás más cerca de los 90 deberías considerar más la sensación de “abrazo” del colchón. Los colchones blandos ya tienen un nivel de acoplamiento elevado. Para las personas que duermen de lado esto puede ser ideal, sin embargo para los que duermen de espaldas y boca abajo, esto puede provocar una situación negativa para el apoyo que te va a ofrecer el colchón.
  • Eres un peso pesado (más de 90 kg.) y quieres un colchón blando (3-4) – esta es la combinación más difícil a la hora de encontrar un colchón. Las personas de peso ya se hunden de por sí en el colchón y los colchones blandos amplifican esta situación. Un colchón diseñado para ser blando proporcionará un abrazo excesivo para estas personas. Es increíblemente importante encontrar un colchón que ofrezca un gran apoyo y confort. Esto se podría traducir en una capa de cómo mínimo 10 cm. de espuma especializada en confort, la cual se suele encontrar solamente en colchones de 30 cm. de espesor o superior. Si no te gustan los colchones de espuma, un colchón de muelles ensacados puede ser la mejor opción. Estos son capaces de ofrecer una compresión profunda en el apoyo, y todavía ofrecer la suavidad que estás buscando.

 

  • Eres un peso ligero (menos de 70 kg.) o medio (70-90 kg.) y quieres un colchón firme (8-9) – los colchones más firmes son más fáciles de diagnosticar, sobretodo porque hay un grado de variación más pequeña en su sensación… por ejemplo, la temperatura, el contorno o el balanceo no suele ser un problema. Un colchón firme eleva a la persona sobre la superficie del colchón, al contrario de arropar (como muchos colchones de espuma hacen). Para personas ligeras o de peso medio que quieren un colchón más duro los colchones catalogados como firmes o en el rango 8-9 sobre 10 son los ideales.
  • Eres un peso pesado (más de 90 kg.) y quieres un colchón firme (8-9) – como eres un poco más pesado tu objetivo es ajustar la firmeza. Si estás buscando un 8 sobre 10 significa que estarás buscando colchones que están en el rango 8,5-9. Añade 0,5-1 puntos. Dicho esto, recomiendo precaución si vas a ir más allá del 9 en la escala de firmeza. Más allá de esto estarás durmiendo virtualmente en el suelo.