916 712 917 y 689 744 490 pedidos@colchonescoslada.es

¿Cuáles son las reglas para elegir una buena almohada?

1-Elegir almohada según el material

2-Elegir según la postura

3-Almohadas y ronquidos

¿Pero es tan importante elegir una buena almohada?

Si duermes usando una buena almohada evitarás:

Dolores de cuello, espalda u hombros

Ronquidos y silbidos

Problemas para respirar

Dolores en las extremidades superiores

Estornudos

Insomnio

Pesadillas

Mala circulación de la sangre

 

La postura que usamos para dormir y la complexión física son dos cuestiones que no debemos dejar de lado en el momento de optar por una almohada y no otra. Es preciso saber que, cuando nos acostamos, la columna vertebral debe quedar recta, al igual que ocurre cuando estamos parados. Desde el comienzo de las cervicales hasta la cadera ha de quedar bien alineada.

 Es necesario siempre dormir usando almohada para que nuestros músculos descansen y se relajen. Por el contrario, acostarse toda la noche sin ella es igual a pasar la jornada completa con el cuello girado hacia un lateral.

En esta zona hay una gran cantidad de ligamentos, articulaciones y músculos que se van tensionando durante el día, por eso es vital que se relajen durante las 8 horas (ideales) que dormimos. Si no es así, al levantarnos nos duelen y no nos permiten realizar nuestras actividades cotidianas.

1-Elegir almohada según el material

Los 3 materiales más recomendados para una almohada son:

  • Fibra
    Cómoda, fresca y transpirable. Permite que la circulación del aire favorezca la absorción de la humedad. Se puede lavar y eso sirve para mantener la higiene durante el descanso.
  • Viscoelástica
    Se adapta a la forma de la cabeza y es termosensible. Es decir, que proporciona un apoyo perfecto a la nuca y sirve para descansar por completo la zona cervical.
  • Látex
    Suave y agradable, su estructura interna de células abiertas permite más ventilación e higiene.

 

Leer  Tipos de almohadas según su composición

 

malaga1-280x153 www.colchonescoslada.es

2-Elegir según la postura

Para poder elegir una almohada es necesario tener en cuenta la posición que adoptamos para dormir:

  • Boca abajo
    Se recomienda que sea blanda y fina porque las que son demasiado duras dificultan la respiración o aprietan la garganta. Es preciso que la almohada permita a la cabeza quedar alineada con el cuerpo.
  • Boca arriba
    Una almohada con un grosor y una firmeza intermedios es la más adecuada, ya que la parte de la cabeza que se apoya es la nuca y las cervicales necesitan reposar sin problemas.
  • De lado
    Si elegimos una almohada muy dura estaremos forzando el cuello y haremos que quede excesivamente levantado. Si es demasiado blanda el cuello “caerá” y no se podrá alcanzar la alineación de la columna recomendada. Por lo tanto, una intermedia es la correcta.