916 712 917 y 689 744 490 pedidos@colchonescoslada.es

¿Cómo aprender a comprar un Colchón?

Los factores más importantes

 

Estos son los factores más importantes a tener en cuenta en un colchón nuevo:

  1. APOYO – Quieres que el colchón te sostenga en una posición adecuada de la cabeza a los pies, para que no despiertes con dolor de espalda.
  2. CONFORT – No quieres que el colchón presione tu cuerpo, ya que causa mareos y entumecimiento, lo que significa que te levantarás cansado.
  3. FIRMEZA: Quieres que el colchón sea cómodo nada más tumbarse, sin notarlo duro ni blando.

Si encuentras un colchón que te mantiene en un posición correcta sin ejercer presión en ninguna parte del cuerpo, has encontrado el colchón correcto para ti. Hay otros factores a tener en cuenta. Estos incluyen:

  • Movimiento – No quieres despertarte cada vez que se mueva tu pareja, o cada vez que entre y salga de la cama.
  • Temperatura – Quieres que la superficie de la cama tenga una temperatura similar a la de tu piel. Si un colchón es demasiado caliente (o a veces incluso demasiado frío), puede interrumpir tu descanso. Esto se llama termo-neutralidad.
  • Firmeza del borde – No quieres caerte rodando de la cama si duermes cerca del borde.

Vamos a analizar más en detalle estos factores.

2.1 Aprende a analizar el apoyo en un colchón

El factor más importante a buscar en un nuevo colchón es que tenga el apoyo correcto. El colchón tiene que “empujarte” hacia arriba para contrarrestar el peso de tu cuerpo. Eso significa comprar un colchón duro como una piedra, ¿verdad?

INCORRECTO.

Tu cuerpo no es una línea recta. Ya duermas de lado, boca arriba o boca abajo tu cuerpo tiene curvas, y un colchón debe ser capaz de sostener las curvas y ángulos de tu cuerpo (algo así como que un buen zapato está arqueado para un mejor apoyo del pie). Toma como ejemplo la siguiente imagen:

Mira cómo a pesar de que sus hombros y caderas están “hundidos” en el colchón, su columna se mantiene recta.

Como puedes ver, el colchón se acomoda alrededor de sus hombros y caderas, pero tu columna está en una posición correcta. Si el colchón fuese demasiado duro, sus caderas y hombros se elevarían, y la columna no estaría recta. Si estás en esta posición mucho tiempo te vas a levantar con dolor de espalda.

Además, si estás constantemente cambiando de posición intentado mantener la espalda recta, no vas a alcanzar las fases de sueño profundo, con lo que te despertarás cansado por la mañana. Un colchón demasiado blando tiene exactamente las mismas consecuencias ya que al acostarte es como si estuvieses en una hamaca. Lo ideal es un colchón que se adapte a la forma de tu cuerpo y te sostenga en una posición neutral.

2.2 Identifica cómo medir el confort de un colchón

El segundo factor más importante a la hora de elegir el colchón adecuado es el confort (también llamado “sensación de bienestar” o “alivio de presión”). Si un colchón es demasiado duro puede provocar presión en tu cuerpo. Este efecto puede cortar la circulación y pinzar tus nervios (esa sensación de hormigueo en las manos), provocando que cambies de posición frecuentemente durante la noche.

Cuando cambias de posición a menudo, tu descanso se fragmenta y no llegas nunca a alcanzar las etapas más profundas del sueño (como la fase REM). De esta forma te levantas cansado, aunque hayas tenido tus 8 horas de sueño. Cuando vayas a probar un colchón, deberías ser capaz de tumbarte y aguantar una misma posición durante varios minutos sin moverte. Si puedes hacerlo, has encontrado un buen colchón.

Estos son los dos factores más importantes. Si encuentras un colchón que te mantiene en una posición correcta sin causar presión en tu cuerpo, has encontrado un colchón ideal para ti. Para conseguir afinar la búsqueda a partir de ese punto, hay otros factores a considerar.

3.1 ¿Qué tipo de firmeza necesitas?

La firmeza es cómo de duro o blando notas el colchón. Una de las preguntas que más veces me hacen es “¿cómo de duro es el colchón?”. Es también una de las preguntas más difíciles de contestar. El sentimiento de firmeza de un colchón depende de tu definición de blando, medio, y duro. Es muy subjetivo. Además, la forma de tu cuerpo, peso, estatura, y otros factores también entran en juego.

Muchas veces los consumidores confunden apoyo con firmeza. Mientras que el apoyo está relacionado con la posición del cuerpo, la firmeza se refiere a la comodidad inicial del colchón. Ya sea blando o duro, el nivel de firmeza óptimo va de la mano con el confort.

Algunas empresas de colchones han desarrollado colchones con confort universal. Aunque solo hay un nivel de firmeza con estos colchones, la estructura de sus espumas y diseño de capas ofrecen confort a todo tipo de personas (pesados, altos, bajos, que duermes de lado, boca arriba, etc.).

La mayoría de personas prefieren un nivel de firmeza entre 4 y 7 sobre una escala de 10 (siendo 10 el más duro).

  1. Otros factores

Hay otros muchos factores a considerar a la hora de buscar un colchón.

3.1 Transmisión de movimiento

Si compartes cama, lo ideal es minimizar la transmisión de movimiento. Si tu pareja entra y sale de la cama, o cambia de posición, corres el riesgo de ser despertado si el colchón transmite esos movimientos a tu lado de la cama. Prueba el colchón en la tienda con tu pareja, y haz que cambie de posiciones mientras tú estás girado de espaldas a ella, para ver cuántos de esos movimientos notas.

3.2 Temperatura neutra

Otro problema que tiene mucha gente es la retención de calor del colchón. La mayoría de colchones buenos hoy en día tienen elementos que ayudan a mitigar este efecto (espumas avanzadas, materiales tratados, ventilación, etc). El mayor riesgo viene con los viscoelásticos baratos, los famosos “memory foam”.

3.3 Firmeza del borde

Por último, hay que tener en cuenta la firmeza del borde del colchón, especialmente si duermes cerca del borde de la cama. o te sientas en el borde de la cama a menudo. La mayoría de colchones de muelles de gama media o superior utilizan un recubrimiento avanzado de espuma alrededor de los bordes, sin embargo algunos de los colchones más baratos ponen simplemente una varilla de acero en los lados. El recubrimiento de espuma es mejor. Los colchones viscoelásticos normalmente no tienen un punto de apoyo separado para el borde por la naturaleza de la viscoelástica (está diseñada para tomar la forma de tu cuerpo, incluso cuando estás sentado).

Ahora que sabemos los factores básicos que debemos mirar, vamos a ver cómo comprar de verdad un colchón.